miércoles, abril 12, 2006

FERIADOS EN FAMILIA


Mañana me voy a pasar esta Semana Santa con mi familia, con la familia con la que crecí, porque ahora ya creé una nueva junto a mi marido. La familia es una cosa poderosa, porque es como un imán gigante. Viste que a veces se agarra a la puerta de la heladera y no lo podés despegar? Y a veces se repele y no se adhiere? Bueno, eso, la familia es un imán. Como mi familia (los que todavía viven juntos son mamá, papá y dos hermanos, uno semiindependizado) vive en un departamento, cada vez que voy con toda MI familia se arma una especie de campamento improvisado. Como una cosecha de sabanas y frazadas que me hacen picar la nariz. Nunca, nunca, nunca vas a dormir bien cuando vayas a la casa de tus padres, mucho menos si ya tenés hijitos. Hijitos es igual a: niños o niñas menores de 5 años que pueden o no controlar (con mayor o menor eficiencia) sus esfínteres. Un costadito soleado de los feriados en familia es la comida. Como saben, soy la hija del chocolatero, así que este feriado me favorece especialmente. Mi casa tiene más olor a chocolate que una caja de Ferrero Rocher. Durante los días previos a la Pascua, mis viejos preparan millones de huevos para vender a amigos y conocidos, por este motivo el departamento se ve mucho mas chico y roñoso (en este último punto el que más ayuda es mi papito, limpiándose los dedos en cualquier elemento-tela). Por eso es que voy a ir con una botellita de Hepatalgina para rempujar los confites. Pero como no solamente de dulces vive el hombre, las comidas caseras y hechas a conciencia son lo más. Mi mamá cocina bien, no hace esas cosas tipo Canal Gourmet, pero cocina bien. O sea, si hace guiso de arroz, le pone ají, pollito, y muchos condimentos... mmmm se me cae la baba. Puede combinar esto con un flancito también muy bien armadito.
El viaje es todo un tema, pero se va a matizar un poco este año porque me vienen a buscar! Pero la vuelta será en un micro de línea durante toda la noche. Pero vale la pena porque la paso muy bien.
Los amigos son un capítulo aparte: siempre alguno/a se ofende porque no se enteró de que estabas. Ya tenemos una cena con una pareja de amigos y todavía ni llegamos.
Les prometo que voy a tratar de ir alguna buena feria de diseño, tal vez en Palermo, y hacer una buena reseña de las cosas que vea.
Las dejo con algunos bolsos porque que uno viaje (y tenga que llevar dos mamaderas, dos paquetes de pañales, bucitos, zapatillitas, la cámara y unas galletitas dulces para cuando se despiertan) no quiere decir que tenga que hacerlo sin estilo...
Acá abajo algo de la colección de Dunhill
Arriba, está de más decirlo, pero.... Louis Vuitton
Y por último, me acabo de acordar de una diseñadora, que hace esos bolsones gigantes que una necesita cuando tiene un bebé, pero sin jirafitas boluditis, sino con un diseño normal (o le dibujamos pollitos al auto porque lo vamos a usar para llevar a los chicos al jardín???!!!) Se llama Sarah Mullins
Felices Pascuas!


1 comentario:

teresa dijo...

Muy lindo todos tus comentarios. Es verdad que todo huele a chocolate, pero lo de roñoso, vas ha tener que hacer un descargo en la próxima entrada.Es más, ya que traes la cámara lo podrás registrar. Todavía no tengo las fotos de los huevos de pascua , pera ya te las voy a mandar. Los espero felicísima y ansiosamente.